Alberto Méndez y sus Mapeos

Como quien se coloca desde un edificio de mucha altura a observar el mundo que deambula por debajo, Alberto Méndez munido de tinta china y de las plantillas que se utilizan para “habitar” planos y hacer letras, nos refiere de manera contundente en su obra, al mismo mundo en el que nos hallamos, para que lo veamos panorámicamente como un discurso sin fin y sin otro sentido más allá de que simplemente ocurre, porque en el acontecimiento se encuentra meramente su razón de ser. Por ello esta muestra se denomina “Mapeo”.

Sus dibujos son, sin embargo, obras abstractas en el sentido filosófico del  concepto “abstracción”, o sea, el verdadero, ya que este se generó en la filosofía. Para Platón al ser lo abstracto lo más universal que lo singular es más real, y por lo tanto, nos habla “del realismo de la abstracción”. Platón no tuvo oportunidad de ver la tierra desde un avión. Alberto Méndez sí, y el muestra la realidad en términos abstractos. Él no habla en sus obras porque a lo que se refiere está más allá de las palabras: “muestra” como diría Wittgenstein. Sin embargo las letras aún subsisten en ella, como símbolo del pensamiento antes de su construcción racional por medio de palabras, o sea en su punto de partida. Recuerdo al respecto la teoría del pensamiento “A” que le obsesionaba a Ernesto Deira.

Alberto Méndez arma su discurso infográfico colocando al mismo nivel el poder comunicador de la letra y el de una imagen esquematizada (un automóvil o un inodoro, por ejemplo). En sus dibujos absolutamente abstractos también el mundo está presente.  Me animo a afirmar esto porque él en sus otras obras  ya nos ha señalado sobre cuál es su punto de partida creativo: lo real. El grado de abstracción depende de su voluntad para presentarnos su cosmovisión.

Sus obras, constructivas a su manera, son de una lógica deductiva rigurosa, como si fuesen silogismos (“dado esto, deduzco que debo hacer esto otro”). Sin embargo, el origen de ellas tiene más que ver con el automatismo. Entre un letrismo-infográfico y un paradojal automatismo silogístico, Méndez con todo vigor nos enfrenta con su obra.

Luis Felipe Noé.
Agosto de 2007

© Alberto Mendez. Web: bydstudio.com